domingo, 23 de diciembre de 2012

Presentación de "Memorias de una gaviota coja"





Por fin llegó el día, como un vuelo lento de pájaros que toman tierra después de una larga travesía .
Y mi pequeña gaviota encontró un lugar más habitable, los niños la acogieron con entusiasmo

Por unas horas, la biblioteca municipal fue la página central de este cuento

Yo esperaba la llegada del absoluto protagonista del evento, "El libro"



Y por fin llegó



Los focos del faro iluminaron a duras penas la estancia y hasta nosotros llegó la brisa del mar... y comenzó la travesía en tierra firme.


Pero ha sido un acto donde la amistad y el cariño fueron en hechizo perfecto que puso alas a la pequeña gaviota.


Gracias a todos por estar conmigo en un momento tan especial
Isabel (14-12-2012)

viernes, 7 de diciembre de 2012

Memorias de una gaviota coja






Comenzó la cuenta atrás para la presentación de “Memorias de una gaviota coja”. Ha sido un camino pleno de satisfacciones, tanto en el proceso de creación, como en el de su ilustración(magnífico trabajo de Almudena Castillejo) y el proceso de edición con Mertxe Manso, la “Fragua de Metáforas” y esas Nubes de carbón que titulan una colección preciosa. .De más está decir que mi agradecimiento es inmenso a todas y cada una de las personas que me enseñaron, me apoyaron y confiaron en mí.
Espero que, si de alguna forma llega a ser exitoso, podamos disfrutarlo todos en la misma proporción. Para deleitarnos en el acto, brujas, burros loros y gaviotas andarán entre el público y nos mostraran sus cualidades.
Os espero con entusiasmo el próximo día 14 de Diciembre a las 8,30 de la tarde en la Biblioteca municipal.
Isabel Serrano

domingo, 18 de noviembre de 2012

La presencia

Nunca abandone la casa. Tenía una rara habilidad para haceros viajar a través de tiempo.Los muros de mi hogar estaban construidos, reconstruidos con los aromas que os hacían identificar cada lugar, así que, aún con los ojos cerrados podíais adivinar en qué estancia de la casa os encontrabais. Las fechas no significaban nada para mi. Cuando yo nací fue membrillos guisados, canela, limón, azúcar y clavos hirviendo en el puchero, mi madre paría en la mesa de la cocina y las mujeres de la familia rezaban en el salón. El olor a cacao y bizcocho las alertó de mi presencia. En el armario lavanda, en el baño glicerina y en el salón, juntas alrededor de la mesa, al calor de las palabras, forjamos una dinastía de aromas inconfundibles con los que hemos viajado generaciones enteras.

("La memoria de Isabel")

domingo, 21 de octubre de 2012

Frágil






Nuestros muertos nos legaron
una lengua leñosa.
En círculos pronunciábamos
palabras como astillas
que rebotaban en las paredes.
Tengo una voz en los huesos,
No sensación literal,
ni fantasía depresiva.
Es tradición en mi familia
caer como moscas fulminadas,
ante el espiral abrazo
que nos recorre invisible,
más allá de la médula.
Mi familia atesora un espejo diferente
Para evitar tanto parto de clones.
De todas ellas, yo soy la más débil
Y digo !no!



(ilustración Alfredo Linares)

domingo, 7 de octubre de 2012

Un paso más



El pasado 24 de Septiembre, con una inmensa ilusión, formé parte de lo poetas humildes de Cosmopoética. Y digo esto porque en un evento que apuesta por la integración mundial, existe un clasismo radical entre las actividades realizadas de poeta a poeta. Lo digo con cierta pena porque yo pensaba que todos hablábamos el mismo idioma, el de la Poesía. No sé si volveré a un evento de estas dimensiones, pero me quedo con la ilusión con que preparé los poemas, la tranquilidad con que los defendí y la satisfacción de haber superado una etapa.

En la foto con Ángeles Arzayus que compartió conmigo los versos del colectivo Ohjas Sueltas


Hablando de poesía antes de comenzar



En plena lectura

martes, 28 de agosto de 2012

la cura







Es un batir de alas
con el que aprendes
a consumir con encanto
la plenitud de la vida o la muerte.
Mi padre extiende los brazos
para extraer los males de la carne
como un ave en trance
que me acaricia con el pico.
Con un hilo mi vida se sostiene
floto sobre el espejo
y las fotografías que me ven cambiar
de una armonía constante
a un grito perfecto.

lunes, 27 de agosto de 2012

Tradición






La araña enhebró la aguja
cultura, herencia,
anuda en cada puntada.
Teje la madre el visillo
con hebras diminutas,
no importa lo que soñemos.
Nuestra verdad empieza
siendo contorno, luego anclaje puro
que atraviesa la corteza de los árboles.
Nos hemos muerto unas a otras,
!sabedlo!,
un hilo invisible se rindió
y la tela se rasgó de parte a parte.
Detrás de la grieta, el corazón palpita.


miércoles, 15 de agosto de 2012

Cómo preparar un exquisito microrelato


Sobre todo, hay que descomprimir las épocas de poemas tristes, melancólicos, asi que os regalo estas divertidas pautas para la creación por Fernando Iwasaki



lunes, 6 de agosto de 2012

Noche



Cada noche invocabamos juntas
a los santos que debían guardar mis sueños.
Tú apretabas los dientes,
aguantabas la respiración,
hasta que mis párpados caían vencidos
más por miedo que por cansancio.
En la primera campanada del culto nocturno
 ya tenía los ojos abiertos,
y miles de polillas rodeaban mi cama.
 Soñaba despierta, madre, aprendí a correr.
Pero cada mañana regresaba,
dejaba que me pusieras en pie,
fingía un cansancio desconocido.
Nunca confié en tus dioses
porque nunca te concedieron
aquello que tanto deseabas,
que yo durmiera.

domingo, 29 de julio de 2012

The dancer





A man dances in the street.
Roll between the stones
her rough gestures of misery.
The boys smile, imitating his step of dance
immersed in a liturgy of submission and cruelty,
that grands a feeling  similard to triumph.
Under the look of a blind god,
slowly walk thousands of corpses.
Is this a funeral? - I asked
No, it's protest said the dancer
to restoring the foreigner comes.
I am old, I will not be rebuilt
What have we destroyed? I asked
the choreography of life
the architecture of the melody
future buildings
and the law of balance,
 because of it I dance, to be kept in foot.



El bailarín


Un hombre baila en la calle.
Ruedan entre las piedras
sus agitados ademanes de miseria.
 Los muchachos  sonríen imitando su paso de baile,
sumergidos  en una  liturgia  de  sumisión y crueldad
que les otorga un sentimiento parecido al triunfo.
Bajo la mirada de un dios  ciego,
a  paso lento caminan miles de cadáveres.
¿es esto un entierro?- pregunté-
No, es una manifestación- dijo el bailarín-
A  restaurar viene el extranjero,
yo soy viejo y no quiero que me reconstruyan
¿qué hemos destruido? Pregunté
la  coreografía  de la vida
la arquitectura de la melodía
los edificios de futuro
 y la ley del equilibrio, por eso bailo
para mantenerme  en pie.



domingo, 22 de julio de 2012

Pena




Para llegar al hueso
no basta con abrirse paso entre la carne
hay que escuchar
el sonido de la mano dentro,
 ahondar aunque para ello
tengas que apretar los dientes
 hasta que crujan o salten por el aire.
Al final de la ruta
 escribes con lápiz en la lista de la compra
el nombre de tus muertos
y de repente empiezas a llorar
en la cola del supermercado
porque no encontraste la sal.
Un hombre se da la vuelta
y te mira como un padre:
toma, me dice,
necesitas otra oportunidad.
Sus manos tiemblan al entregarme la sal
el llanto cesa.
Ha sido un gran avance
en la ciencia de la compasión,
es como recibir un ramo de rosas
cuando aún estas viva.

sábado, 21 de julio de 2012

Sésamo








No puedo escribir desde que el dolor me pesa tanto, ahora que parecía que todo estaba en orden, me siento delante del ordenador y repito las palabras de Alí Babá : ”ábrete sésamo”, otra vez mi padre, con un diccionario entre las manos buscando el significado de ajonjolí. Sésamo, le dije, busca esa palabra. Su sonrisa de larga distancia aún me alcanza cuando viene a mi memoria. Por eso ahora, cuando quiero que las palabras me visiten las pronuncio como un conjuro. La última vez  te vi  tumbado en una cama ajena. Apenas podías sostener la mirada. Como si este gesto careciera de importancia, escuchabas el documental que retransmitían por televisión. Apagué el receptor y abriste tus ojos de montaña por última vez y dijiste: Sésamo


Isabel Serrano

domingo, 24 de junio de 2012

Maya Angelou" Men"


Es de cosas más satisfactorias, de las que más disfruto, el poder conocer a artistas de la talla de ésta mujer. Cada vez que alguien así entra en mi vida me enseña un nuevo punto de vista del que intento aprender. Me he atrevido con una traducción sobre un poema suyo "Hombres" Me ha encantado y quiero que lo disfrutéis conmigo.

MEN 

When I was young, I used to
Watch behind the curtains
As men walked up and down the street. Win men, old men.
Young men sharp as mustard.
See them. Men are always
Going somewhere.
They knew I was there. Fifteen
Years old and starving for them.
Under my window, they would pause,  
Their shoulders high like the
Breasts of a young girl,
Jacket tails slapping over
Those behinds,
Men.

One day they hold you in the
Palms of their hands, gentle, as if you
Were the last raw egg in the world. Then
They tighten up. Just a little. The
First squeeze is nice. A quick hug.
Soft into your defenselessness. A little
More. The hurt begins. Wrench out a
Smile that slides around the fear. When the
Air disappears,
Your mind pops, exploding fiercely, briefly,
Like the head of a kitchen match. Shattered.
It is your juice
That runs down their legs. Staining their shoes.
When the earth rights itself again,
And taste tries to return to the tongue,
Your body has slammed shut. Forever.
No keys exist.

Then the window draws full upon
Your mind. There, just beyond
The sway of curtains, men walk.
Knowing something.
Going someplace
But this time, I will simply
Stand and watch.

Maybe.


Maya Angelou



Hombres

Cuando yo era joven, solía
Mira detrás de las cortinas
Como los hombres caminaban y se acercaban por la calle. Ganadores, ancianos.
 jóvenes ásperos como la mostaza.
Los miraba. Los hombres siempre
Van a alguna parte.
Ellos saben que yo estoy allí. Quince
años de edad y muriendo por ellos.
Bajo mi ventana, se detienen,
con los hombros erectos, como 
los senos de una adolescente,
con las colas de su chaqueta golpeando 
sus traseros.

Hombres.



                                

Un día te sostiene en la
 palma de sus manos, amable, como si
fueses el último huevo crudo en el mundo. Entonces
presiona. Un poco.El
primer apretón es agradable. Un abrazo rápido.
Suave en su indefensión. Un poco
Más. El dolor comienza. Abre una
sonrisa que se desliza por el miedo. Cuando el
aire desaparece,
su mente se prende ferozmente, brevemente,
al igual que la cabeza de una cerilla. Destrozada.
Es tu jugo
el que se derrama por las piernas. Mancha sus zapatos.
Cuando la tierra se recompone,
 el gusto trata de volver a la lengua.
Su cuerpo se cierra. Para siempre.
No existe clave. 
Entonces la ventana se pliega
 sobre su mente. Ahí, al otro lado
desde el oscilar de las cortinas, el hombre camina.
Sabe algo.
Va hacia algún lugar.
Pero esta vez, me limitaré a
Ponerme en pie y mirar.

Tal vez.

Isabel Serrano





martes, 5 de junio de 2012

Poema de agua



Este alud vertical,
que diga piel ahora que se doma con los ojos,
que abra el aire con un corte invisible.
Hoy te soñé otra vez golpeando cristales.
Por mi culpa, te desbordas y desvarías;
Por mi grandísima sed me encharcan los sueños
de una niña que corre con los pelos pegados al rostro.
La ciudad está en blanco y negro, el cielo parece nunca .
Agua.
Me deja la boca a punto de decir.

domingo, 3 de junio de 2012

Poema nº 6

Mi vientre incapaz , es luz
mi pulso, mis ojos, mi voz
luz son.
Luz es también
la niña que me atraviesa
en fiera cacería de sueños,
destellos fríos
que hacen olvidar mi nombre.
Es luz la vida que contigo comparto
aunque difícil encajarla
con ese olor a hombre
que viene del beso.
Engáñame y quédate en mí
huésped extranjero,
porque soy luz


("Canción de luna y otros poemas)

jueves, 31 de mayo de 2012

Mac y el tambor



¡Qué horror! -exclamó Mac-,el reloj se ha parado y el viento Veloz se ha llevado las horas .No sé en qué momento del día estamos. La luz tiene ese color extraño en el que uno no sabe si cae la tarde o amanece.
-¿has oído eso?, preguntó Mac al ojo
Un repiqueteo llamó su atención. Silencio. De nuevo volvió
-pon, pon, pon, pon
-¡lo he escuchado con tus propios oídos! , dijo el ojo, ¿has escuchado lo mismo que yo?
-pon, pon, pon, pon
-No veo nada, exclamó Mac. Mira tú a ver si ves algo (dijo Mac al Ojo)
El Ojo se ajustó y comenzó la búsqueda. Al otro lado de la ventana, Beethoven se aferraba al quicio para que el viento Veloz no lo arrastrara. Soplaba tan fuerte, que elevaba a su paso todo lo que encontraba. Las hojas de los árboles parecían el confeti de una fiesta de cumpleaños.
El caso es que Mac logró olvidar por un momento el suceso.(Se acordó entonces cuando vivía con su familia en “el bosque de los abetos grises”; su padre, su madre y dos hermanas que hacían de él el muñeco preferido, disfrazándolo a su antojo de mil formas. Él era el más pequeño. Aquellos  fueron tiempos muy felices para la familia. Sus padres  plantaban, cuidaban y después vendían árboles de Navidad. Pero a él no le interesaba el negocio familiar. A Mac siempre le ha gustado tocar la trompeta, desde muy pequeño; por eso aprendió y aprendió hasta ser un verdadero trompetista.
 Consiguió por aquel entonces formar parte de la orquesta ¡lástima que ocurriera lo del  ojo!, un trompetista con un solo ojo no estaba bien visto en aquella orquesta.
Fue entonces cuando se trasladó a un pueblo llamado  “El Rescate”.
A las afueras del pueblo encontró una casa  preciosa y decidió plantar y  cuidar árboles de Navidad para luego,-llegadas esas fiestas-, poder venderlos.
Lo que sucedió después fue que consiguió formar una banda,-algo particular, eso sí-).
-¡Escucha! -dijo el ojo-
Mac miró hacia la ventana
-¿Lo oyes?, repitió el ojo
La lluvia había comenzado a caer golpeando con fuerza las hojas que habían caído
-¡Siiiiiiiii!, -dijo Mac  entusiasmado-, se me ha ocurrido una fantástica idea. Creo que he encontrado el tambor perfecto, sí señor.

Este es otro de los cuentos que realicé en el taller.  Los personajes eran: Un dragón con una @  en la cola, un trompetista, un caracol, un ojo, el viento, una hoja de árbol y una pera.

 !HASTA LA PRÓXIMA ENTREGA!



sábado, 26 de mayo de 2012

La extranjera








La extranjera
viene de domesticar la ciudad invasora
con los ojos doloridos y cansados,
trata de mantenerse en pie
entre rostros que se abren como flores.
La extranjera
tiembla al alejarse de la belleza
y sigue la ley del cambio
engullendo el dolor sin hambre

(del libro "Quedarse con lo escrito") 

Poema nº2 (palabras importantes, palabras mentira)

Una luna invertida
es la luz de su reflejo




Hay mentiras 
inexplicables, exclusivas,
que restallan para acallar cualquier verdad;
blancas como una luz cansada
que te llevan hacia otro lado,
azules, esféricas aristas
que encajan sin querer,
azul hasta la herida.
Las hay de colores,
dóciles, ágiles, flexibles,
que nos adormecen
como planetas apagados,
rojas, que aturden y eclipsan
ondeando como una bandera
y que lo aclaran todo.
Hay mentiras que restallan
para aclarar cualquier verdad;
inexplicables, exclusivas.


(del libro "Canción de luna y otros poemas")

domingo, 20 de mayo de 2012

Revolución





Mis poemas se vuelven contra mi,
temo por todos ellos,
llevan el peso en la nuca
de los que quedaron sin escribir
por falta de carácter.
¿Qué vienen a buscar aquí?
 ¿acaso sesgar el equilibrio de mi cabeza?
¿qué será de ellos si los escribo igual que los pienso,
cribando la metáfora al tacto y a la vista?
 Esta creación de mi misma
da a mi pensamiento el poder.
pobres poemas ,me digo,
expuestos a golpe de olvido;
entonces caigo en la trampa
y los vuelvo a escribir.

martes, 8 de mayo de 2012

Primer desnudo



Siempre quise mirarte mientras dormías,
imposible cerrar los ojos después de entrar en un sueño.
Estoy perdida,
voy en dirección contraria al poema,
para volverse loca,
¡yo tenía tantas ganas!
la fiebre y el amor,
tú y la memoria, visiones y caminos:
fantasmas de fiesta me sobrevuelan
con tanta insistencia
que presiento la muerte, y sé que no hay remedio,
nada de lo que fue nuestro existe,
admirable amado, sé libre.

lunes, 7 de mayo de 2012

Arrobito no es un destello



Este cuento  lo escribí el pasado Noviembre en un taller de creación literaria . Me divertí muchísimo, el ejercicio consistía en crear con diferentes personajes varios puntos de vista de una misma historia. Este es el primero de cinco, ya los iré publicando.



Arrobito no es un destello

¡Socorro, sacadme de aquí!- el pequeño arrobito bufaba destellos incendiarios desde dentro de la pantalla-.
Toc toc toc…-golpeaba con sus diminutas garras sobre el cristal-,  ¡necesito salir! Ni caso.
El trompetista no miraba el ordenador, observaba atento como- a través de la ventana- una hoja era arrastrada por el viento, desde la cornisa hacia el suelo, y se posaba sobre un caracol. Mordía una jugosa pera. Se sonrió al ver que el caracol parecía atrapado de forma inesperada, interrumpiendo así su ruta.
-Toc  toc toc ¡sacadme de aquí, por favor!
De repente el ojo del trompetista reparo en el cristal,  observo que unos destellos brillantes “gritaban” desde la pantalla del ordenador.
 El ojo de Mac –el trompetista- era astuto, se dio cuenta de que algo no iba bien. La @de su teclado había desaparecido. Aunque, lo que le resulto verdaderamente extraño era que pendía de la cola del bichejo que gritaba desesperado desde el otro lado
_!Qué has hecho insensato!, exclamó Mac, ¿te has comido mi @?
-Por favor, suplicaba arrobito, sácame de aquí, tengo que regresar a mi cueva.
-¡¿Cueva?!, ¿qué eres exactamente?- dijo el trompetista-, no sé cómo  ayudarte
-¡el caracol! ¡el caracol! – seguía gritando – tienes que conseguir que el caracol venga hasta aquí, soy un dragón hechizado por un embrujo, tienes que ayudarme a salir, por favor.
Mac salió al jardín más escéptico que convencido, buscó entre los matorrales, levantó las hojas que encontró a su paso hasta reconocer la que había  visto caer ,y al intentar atraparla el viento la elevó por encima de su cabeza, desapareciendo ante su único ojo sin que nada pudiera hacer. Solo quedaba en el suelo un rastro de baba que se dirigía hacia la casa. @@@@@@@@@@.
_No está, dijo al dragoncillo, el caracol se ha ido dejando un rastro de @que se pierde justo al entrar en el porche de la casa.
“…No sé que me pasa – pensó Mac- creo que la pera que me he comido no estaba tan sana como yo creía, o quizás el ojo me engaña! ¿estoy hablando con un dragón hechizado que me habla desde el ordenador?!, ¿en realidad existen caracoles que dejan rastros de letras?...”
Una de las habilidades que arrobito poseía era la de leer el pensamiento, y le dijo a Mac:
-Sé que no me crees pero es cierto que soy un dragón, y estoy aquí atrapado por culpa de un malvado virus, necesito una clave para salir, pero no la puedes teclear sin la @.Tienes que encontrar al caracol que todo se lo come, le llamamos Devorapalabras, se ha tragado la @ y la necesitamos para que  actives la clave.
¡Pero si tú llevas una en la cola! –dijo Mac enfadado-, utilízala
_No puedo, dijo arrobito apenado, el virus la ha dejado aquí solo como pista
¡Oh, no,no no! ,( el dragón vio como el caracol comía de la pera)
 ¡Es terrible!, gritó desesperado, !si come de la pera ya no podré regresar, !es una pera mágica que confunde la memoria!,! no podré salir nunca!- dijo desolado-.
Esc
Acto seguido Mac pulsó la tecla… y nada
No había dragón en la pantalla, todo estaba en su lugar, el ojo en el trompetista, el ordenador apagado, la hoja en la cornisa y el viento soplando.
 El caracol había desaparecido entre la maleza.
 Sobre la mesa, una pera mordida y un pequeño dragón con una letra en el rabo que miraba con asombro desde el cuaderno en el que estaba dibujado.

domingo, 22 de abril de 2012

Artesano, Miguel Poveda, tremendo





sábado, 14 de abril de 2012

La voz del terrorista (fragmento)




Tan sólo el hombre libre
 puede comprender todas las violencias
en una sola violencia
G. Deleuze



Una mueca en los labios,
una señal que atraviesa el pensamiento.
Trenza cables.
Escribe los poemas que anuncian
el año de ejecución.
¿Debería resignarse?


En su defectuosa caligrafía
se escapa el tiempo entre letreros azules
.Sólo puede decir las cosas de ese modo.
 A estas alturas,
 Devora sus propios límites
antes de morir cuando la estación concluya.
¿Qué invocó su fuerza?

 …

Soy el extraño que hay en mí.
Yo mismo desconozco la intención,
en mis manos una certeza agoniza,
vigilo
oculto en los sueños  que se descubren,
hasta la materia misma desciendo.

Soy el abismo que galopa en la memoria.